• Sexualidad y Salud

¿Miedo al SIDA?



Hace unos días, en clase, con mis alumnos en la universidad surgió el tema del riesgo de

las infecciones de transmisión sexual (ITS) y la importancia de intentar prevenirlo. Es curioso,porque la mayoría considera que este tipo de enfermedades son cosas del pasado, casi algo de novela o historietas que han oído a sus padres de las muertes por SIDA… Más que nunca se ha perdido el miedo al VIH.

Lo cierto es que, por desgracia, este tipo de enfermedades, sífilis, gonococo, Chlamydia

trachomatis… es algo del presente, y que para los médicos que atendemos pacientes es un diagnóstico habitual de la práctica clínica…. Los datos de los nuevos diagnósticos por VIH correspondientes a 2016 y recientemente publicados por el Ministerio de Sanidad, ascienden a la friolera de 3.352, de los cuales el 46% fueron diagnósticos tardíos. Este término hace referencia a aquellos que, cuando se enteran de que tienen la infección por VIH, ya lleva varios años de progresión, con el riesgo que supone para el que recibe la noticia y para todos aquellos con los que haya tenido relaciones sexuales en esos últimos años. El porcentaje más alto de estos nuevos diagnósticos, según se desprende de dichos informes, corresponde al colectivo homosexual. Esto

ha llevado al Plan Nacional del Sida a reforzar las campañas dirigidas a este colectivo para que se esfuercen en prevenir la transmisión de este tipo de infecciones.

No sólo las cifras de nuevos diagnósticos por VIH no mejoran, las cifras de sífilis y

gonococo desde el año 2000 han presentado tasas de diagnóstico cada año más altas…

Por ello, lejos de ser algo del pasado, es un tema que se ha vuelto de gran actualidad, y sin embargo, se ha convertido en tabú. Vamos, que el que saca el tema parece un “aguafiestas” o el empollón.

Eso sí, la dieta debe ser saludable, el ejercicio saludable, todo debe ser saludable…. Pero, que pasa con la sexualidad… ¿No nos atrevemos a reconocer que también deber ser saludable? ¿y qué existen prácticas de riesgo que pueden llegar a ser peligrosas?

Una de las primeras campañas de prevención que se dirigió a jóvenes, en el año 1992,

tenía como lema…ES DIVERTIDO, PERO NO ES UN JUEGO… está bien la intención… pero es posible que no sea suficiente. Las relaciones sexuales plenas, vividas en libertad y seguridad son mucho más que divertidas, sin embargo… las prácticas de riesgo, pueden convertirse en un desfiladero…

En un reciente estudio que hemos realizado en la USP-CEU acerca de las campañas de

prevención de VIH realizadas en España por parte del Ministerio de Sanidad, hemos analizado 85 campañas, desde la primera allá en 1987 hasta las más recientes.

Las primeras campañas se caracterizaron por ser “políticamente incorrectísimas”,

buscaban introducir un mensaje que resultaba entonces muy chocante, el uso del preservativo, y lo cierto es que lo consiguieron. Poco a poco se “acomodaron” y lo cierto es que, en los últimos años, casi no ha habido campañas y las que ha habido han sido tan “correctas” que han pasado sin pena ni gloria. He de decir que este año, las campañas recién estrenadas de prevención de VIH, por lo menos los folletos informativos son más exhaustivos que en otras ocasiones (por desgracia

aquellos que casi no se lee nadie, y que hay que ir a la letra pequeña y al asterisco, pero mejor esto que nada). Sin embargo, los spots publicitarios podríamos decir que siguen siendo demasiado light.

Yo me pregunto, ¿alguien se ha preguntado si se están logrando los objetivos buscados, y si no es así qué está pasando? Lo cierto es que los americanos son mucho más rigurosos con el dinero público que nosotros, y ellos exigen, para mantener la financiación estatal de los programas de prevención de VIH y comportamiento sexual de riesgo, resultados que justifiquen la eficacia y por tanto la idoneidad del mismo…

En el estudio realizado, hemos analizado si existía o no relación entre el gasto en

campañas y un conjunto de indicadores de resultados, la mayoría de ellos recomendados por ONUSIDA, para conocer si la respuesta frente a VIH es la adecuada. Lo cierto es que NO existe relación entre el gasto en campañas (que ha llegado a ascender algún año a más de 15 millones de euros) y los distintos resultados analizados. Es el caso de la infección por VIH, los datos que se dieron de clara mejoría a partir de 1996, se debieron a la introducción de la TARGA (Terapia antirretroviral de alta eficacia), pero no se han asociado proporcionalmente al mayor gasto en

campañas.

En el caso de las ITS, no existe ninguna relación entre gasto en campañas, que se ha ido

incrementado sin conseguir disminuir la tendencia al alza de estas. Pero lo cierto, es que el tema de este tipo de infección ha sido uno de los grandes ausentes a lo largo de estos años. Este año ha vuelto a hablarse del tema en las campañas dirigidas a jóvenes, pero hacía exactamente una década, que no se le daba la importancia real que están adquiriendo para la salud pública.

En el caso de los embarazos en jóvenes que finalizan en abortos, es en sí mismo un

problema grave y además un indicador de un comportamiento sexual muy arriesgado, lejos de disminuir, como parece con alguna de las gráficas que solo evalúan las tasas de abortos, se está incrementado el número de mujeres embarazadas que finalmente abortan. Yo me pregunto ¿Qué tipo de prevención se está haciendo, cuando un tema como este sólo se ha tratado en 8 campañas de las 85 analizadas?

En concreto el análisis del comportamiento sexual de los jóvenes en España, también es un dato preocupante, las prácticas de riesgo cada vez son más frecuentes. El inicio de las relaciones sexuales cada vez es más precoz, y el uso del preservativo, tema que se ha tratado hasta la saciedad, cada vez es menor. Si en el año 2004 el Informe de la Juventud en España del INJUVE recogía un porcentaje de utilización cercano al 80% en jóvenes, el último dato está cera del 60%.

Creo que todo esto merece una reflexión sobre que se está haciendo y cómo. ¿No será el momento de cambiar de mensaje? Las campañas anti tabaco o de prevención de accidentes de la DGT han tenido que pasar por muchas muertes para ser verdaderamente drásticas y eficaces.

Es posible que esa idea de la sexualidad sólo como algo lúdico y divertido, empiece a estar agotada… Un planteamiento integral, unas relaciones sexuales maduras y plenas, con capacidad para asumir consecuencias, sea un mensaje más acorde y que a la larga de lugar a una sexualidad más libre.


Ondina Vélez Fraga, PhD. Profesora de la Universidad CEU San Pablo y médico de familia

0 vistas