• Sexualidad y Salud

No eyaculo: ¿Qué me pasa?

Actualizado: 3 de feb de 2019




“Me siento un chico raro, conozco amigos que tienen problemas de erección o de eyaculación precoz, pero lo mío es algo muy peculiar: Tengo ganas de tener relaciones sexuales con mi pareja, consigo la excitación y mantener la erección, pero es imposible llegar a la eyaculación ni al orgasmo” José Luis 26 años.


José Luis (paciente real, nombre ficticio), sufre de una disfunción sexual conocida como “Eyaculación Retardada o Retrógada”, una disfunción sexual en el varón que se engloba dentro de los Trastornos Orgásmicos.


A continuación, profundizaremos en esta dificultad sexual:


¿En qué consiste?


El Manual Diagnostico DSM 5 clasifica esta disfunción de la siguiente manera:


A. Se debe experimentar alguno de los siguientes síntomas en casi todas o todas las ocasiones (aproximadamente 75%–100%) de la actividad sexual en pareja (en situaciones y contextos concretos o, si es generalizada, en todos los contextos) y sin que el individuo desee el retardo:


1. Retardo marcado de la eyaculación.

2. Infrecuencia marcada o ausencia de eyaculación.


B. Los síntomas del Criterio A han persistido durante unos seis meses como mínimo.


C. Los síntomas del Criterio A provocan un malestar clínicamente significativo en el individuo.


D. La disfunción sexual no se explica mejor por un trastorno mental no sexual o como consecuencia de una alteración grave de la relación u otros factores estresantes significativos y no se puede atribuir a los efectos de una sustancia/medicación o a otra afección médica [1].


¿Cómo saber si sufro de Eyaculación Retardada?


-El varón empieza a notar dificultades para eyacular durante las relaciones sexuales, algunos hombres con eyaculación retardada necesitan 30 minutos o más de estimulación sexual para tener un orgasmo y eyacular. Otros hombres directamente podrían no eyacular (aneyaculación).


-Se cuentan con pocos datos clínicos ya que es una población relativamente poco frecuente dentro de las disfunciones sexuales (4-10% de las disfunciones sexuales), por tanto no hay un tiempo específico que indique el diagnóstico, aunque los especialistas aseguran que el “periodo normal” de latencia eyaculatoria es entre 7-13 minutos y que a partir de 19 minutos es considerado excesivo y por encima de lo normal. [2]


-La persona puede empezar a sentir frustración o angustia ante el hecho de alcanzar la eyaculación. A veces el problema se mantiene por el intento repetido y fracasado de tener relaciones sexuales sin eyaculación, también la persona puede ir desarollando un aprendizaje negativo de las relaciones sexuales llegando a evitar el contacto con la pareja. Por ello, también puede repercutir en la calidad de la relación de pareja.


-En ocasiones el paciente podrá alcanzar la eyaculación mediante la masturbación en solitario aunque también con dificultad. También puede alcanzar la eyaculación con la masturbación de la pareja y que la dificultad para eyacular se encuentre en la penetración.


La eyaculación retardada se puede clasificar según si es:


· De por vida VS adquirida. En el caso de la eyaculación tardía de por vida, el problema se presenta desde el momento de la madurez sexual. La eyaculación tardía adquirida se produce después de un período de funcionamiento sexual normal.


· Generalizada VS situacional. La eyaculación tardía generalizada no se limita a determinadas parejas sexuales ni tampoco a determinados tipos de estimulación. La eyaculación tardía situacional se produce solamente en determinadas circunstancias.


Estas categorías ayudan a diagnosticar una causa oculta y a determinar cuál podría ser el tratamiento más eficaz [3].


¿Por qué ocurre?


A. Causas Médicas


Lo idóneo siempre es visitar en primera instancia a un médico (urólogo) que pueda determinar si hay algún factor orgánico que esta afectando a la respuesta sexual y pueda ser la etíologia de la disfunción, algunos ejemplos son:


· Ciertas anomalías congénitas que afectan al sistema reproductor masculino.

· Lesión de los nervios pélvicos que controlan el orgasmo.

· Ciertas infecciones, como una infección urinaria.

· Cirugía de próstata, como la resección transuretral de la próstata o la extirpación de la próstata.

· Enfermedades neurológicas, como neuropatía diabética, accidente cerebrovascular o lesión a los nervios de la médula espinal.

· Trastornos relacionados con las hormonas, como niveles deficientes de hormona tiroidea (hipotiroidismo) o niveles bajos de testosterona (hipogonadismo).

· Eyaculación retrógrada, un trastorno en el cual el semen vuelve hacia atrás e ingresa en la vejiga en lugar de salir del pene.


B. Causas psicológicas


· Depresión, ansiedad u otras enfermedades mentales.

· Problemas de pareja debido a estrés, mala comunicación u otras preocupaciones.

· Ansiedad acerca del desempeño.

· Imagen corporal negativa.

· Tabúes culturales o religiosos.

· Diferencias entre el sexo real con una pareja y las fantasías sexuales.

. Miedo a dejar embarazada a la pareja.


C. Uso de medicamentos y sustancias


Ciertos medicamentos y otras sustancias pueden causar dificultades en la eyaculación, entre los que se encuentran:


· Antidepresivos.

· Medicamentos para la presión arterial.

· Fármacos diuréticos.

· Antipsicóticos.

· Anticonvulsivos.

· Alcohol, particularmente tomar demasiado alcohol (abuso de alcohol o alcoholismo).



¿En qué consiste el tratamiento?


1) Si la causa es orgánica, se deberá proceder a un tratamiento médico especializado para la dificultad que aparezca.


2) Una vez descartada la causa orgánica se deberá consultar con un profesional de la Sexología para plantear una posible Terapia Sexual.


3) Será de interés hacer una evaluación completa de la historia psicosexual de la persona para entender la etíologia de la disfunción.


4) El tratamiento ideal será enfocado a un tratamiento de pareja donde ambos trabajen y actúen como equipo.


5) Un aspecto importante será la potenciación de la comunicación emocional y sexual de la pareja.


6) Se reducirán lo síntomas de ansiedad y presión de rendimiento.


7) El entrenamiento en Mindfulness ha demostrado ser de gran utilidad para desarrollar una vida sexual sana y puede utilizarse como parte de la terapia.


Si te has sentido identificado durante la lectura de este artículo y piensas que necesitas ayuda, no dudes en escribir a: alejandrovillena@doctorcarloschiclana.com


Alejandro Villena Moya.

Psicólogo General Sanitario.

Coordinador de la Unidad de Sexología Clínica y Salud Sexual.

Consulta Dr. Carlos Chiclana.




Referencias:


[1] American Psychiatric Association., Kupfer, D. J., Regier, D. A., Arango López, C., Ayuso-Mateos, J. L., Vieta Pascual, E., & Bagney Lifante, A. (2014). DSM-5: Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (5a ed.). Madrid [etc.]: Editorial Médica Panamericana.


[2] Manual de Sexología y Terapia Sexual. Francisco Cabello Santamaría. Editorial Síntesis.


[3] https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/delayed-ejaculation/symptoms-causes/syc-20371358


0 vistas