• Sexualidad y Salud

Series: ¿Sexualidad o Ficción?



Año 2019, plataformas como Netflix o HBO han revolucionadola manera en la que consumimos el cine y las antiguas series de televisión, un menú a la carta. Siéntate, disfruta y emociónate…

El sexo, los líos amorosos, el alcohol, las drogas y el descontrol en general, son los tópicos más utilizados para atraer a un público cada vez más adolescente.

Pero… ¿Realmente está preparado el adolescente para estos contenidos? ¿Educan o “des-educan”?


EL ADOLESCENTES Y SU ENTORNO


Vayamos a la base: Es bien sabido que el adolescente se encuentra en una etapa de transición; principalmente afectivo-sexual, un momento crucial para la relación social con sus iguales; donde la familia pasa a un segundo plano. Una época de curiosidad, conocimiento y exploración. Y es aquí donde entra en juego la influencia de los estímulos que le rodean.


El estímulo del que vamos a hablar tiene que ver con las series de plataformas digitales dirigidas supuestamente a población adolescente. En algunas de ellas, como “Élite” o “Euphoria” se busca atraer al espectador a través del morbo y la sexualización de los personajes, de los embrollos amorosos, el alcohol y las drogas.

Pero sobre todo a través de un descontrol de vida y en ocasiones una disociación de la persona, que habría que preguntarse seriamente si es una buena influencia para esta población en desarrollo.


El factor común entre estas series tiene que ver con el distanciamiento de la realidad de las propias series respecto a la vida real. Analicémoslo con los siguientes ejemplos:


1. Conductas sexuales y de amistad de riesgo


¿Qué muestra la ficción?


Relaciones sexuales por interés, libre albedrío y deslealtad a amigos y parejas sentimentales, así como una extrema facilidad en ligarse al chico/chica que quieren.

Cada discusión o malentendido termina en sexo, sin arrepentimiento al día siguiente.

No les es suficiente con tener una pareja sexual, sino que eligen tener otras de forma simultánea. Tampoco se comprometen ni son leales, no pueden confiar en nadie. Se hacen pasar por vidas que no tienen para encajar en un grupo selecto. Un día se dan la mano y al día siguiente se delatan delante de otros. Y se excusan en que son críos y no saben lo que hacen.





¿Cómo es la realidad?


Acercándonos a la realidad, todo esto son situaciones que afectan a la persona; jugar con sentimientos, amigos, parejas… Es algo que repercute en la persona y pueden estar cargándolo durante mucho tiempo. A pesar de que el adolescente está conociendo el mundo, va empezando a responsabilizarse de sus actos y diferenciándose de sus figuras parentales; no quiere necesitarlos ni que les arreglen sus problemas.

En estas series, aunque no se les de la importancia como tal, hay relaciones sexuales en las que se puede identificar un abusador y un abusado, y en muchas de ellas al día siguiente no se ve ninguna consecuencias en la víctima. En la vida real, solo de un 20 a un 30% de las personas que han sufrido un abuso son asintomáticas;el resto de ellas presentan una gran variedad de consecuencias (emocionales, relacionales, sociales, funcionales y sexuales) tanto a corto como a largo plazo.


2. Uso de alcohol y drogas


¿Qué muestra la ficción?

En cada fiesta prima el alcohol y las drogas; los cuales dejan de lado los malos rollos entre ellos y potencian la diversión y facilidad en conseguir lo que se proponen esa noche. Ahí todo vale, porque en unas horas es un día nuevo y todo lo que ha pasado la noche anterior se olvida.




¿Cómo es la realidad?


Puede que el uso de alcohol esté al orden del día en el contexto de noche y fiesta, pero eso no implica que todo lo que ocurra entorno a él, se aparte y se olvide. El arrepentimiento de haber hecho o dicho cosas que uno no quería o no pensaba sucede a menudo, acompañado de emociones como la vergüenza. En la vida de un adolescente, lo que pasa en una noche de fiesta, no se olvida; tanto si es bueno, como si no lo es.


3. Consecuencias negativas de las redes sociales


¿Qué muestra la ficción?


Utilizan aplicaciones para conocer chicos y chicas, se abren de lleno a ellas e incluso comparten intimidades sin tener en cuenta lo que después puede pasar. Fotos sensuales, vídeos subidos de tono… que luego son compartidos a todo el mundo y hacen estigmatizar a la persona que sale en ellos. A esto se le suma que se enamoran de la persona que está tras el teléfono de una forma superficial y cuando la conocen en persona, nada es como pensaban. Chantajean con la publicación de fotos sensuales por silencios, intereses propios y amenazas. Además, se hace un empleo de las redes sociales como herramienta para conocer gente con unas expectativas de mantener relaciones sexuales y se ve cómo se manda contenido sexual antes de haber conocido personalmente a la otra persona.


¿Cómo es la realidad?


Conforme van pasando los años, se hace más hincapié en la peligrosidad de compartir vía redes sociales cosas íntimas de uno. Más incluso a gente desconocida de la que no sabes si puedes confiar o no.

Más allá de esto; siguen sucediendo este tipo de situaciones. Y a quien le ocurre, puede desarrollar una problemática durante años o toda su vida, el estigma que se le achaca no va a ser para nada de buen gusto y por eso, hay que cuidar la intimidad de uno y aprender a usarla con quien de verdad uno confía y a través de otros medios que no sean las redes sociales. La chica de IVECO es una claro ejemplo.

Muchas de las conductas para conocer gente nueva podrían identificarse en la vida real como un proceso de acoso online a menores (grooming). Se ven explícitamente conductas concretas por parte de adultos que muchos estudios han descrito como parte del proceso del Grooming; como escoger un área objetivo (Instagram, Wathsapp), prestar un interés especial y comenzar a desensibilizar al menor hacia las conductas sexuales. Según cifras de la Fundación ANAR publicadas en 2019,el Grooming ha aumentado un 410%en los últimos años. Es un tema serio que repercute muchísimo en la vida del menor.


4. Pornografía


¿Qué muestra la ficción?

Se convierten en una imagen exuberante y sin complejos dedicándose a hacer vídeos sensuales por el éxito en visualizaciones de un primer vídeo robado manteniendo una relación sexual, sacando beneficio económico de ello. De esta manera dejan de sentirse acomplejados y llenan su vida sexual formando parte de un contenido pornográfico y compartiéndolo de forma digital con otros.


¿Cómo es la realidad?


El interés por la pornografía es probable que comience en este periodo de la adolescencia, pero siendo realistas: si una persona tiene la mala suerte, por llamarlo de alguna manera, de que publiquen una relación sexual suya, es probable que no quiera ni siquiera salir de casa. Y no aprovechar la situación para potenciarla más. Además, el pasar por esa situación traumática, influye en que la autoestima de la persona se anule y más si partía desde una autoestima baja y una falta de confianza en sí misma.


5. La justicia infravalorada


¿Qué muestra la ficción?


En estas series la justicia está un peldaño por debajo de la maldad humana. Prima el miedo por si el otro llega a término con lo que amenaza, no es que no se conciba el llevar a la justicia un problema de tal calibre sino que ni siquiera es algo que se les ronde por la cabeza. Son temas serios que parecen tener menor importancia por cómo los abarcan.


¿Cómo es la realidad?


En el día a día, hay miles de denuncias por maltrato físico y/o psicológico, amenazas, chantajes… que se ponen en manos de la justicia. Según la Fiscalía General del Estado, la violencia machista ejercida por menores en 2018 ha aumentado frente al año 2017: 944, frente a 684. Así como los procedimientos por abusos y agresiones sexuales cometidas por menores, que han aumentado un 32,3%. Es algo que está presente y que se concibe como la superioridad legal que es.





¿CÓMO ABORDAR ESTA SITUACIÓN?


Podemos pensar que todo está perdido ante este panorama desalentador. Sin embargo, no es así. Por suerte la tecnología también puede tener un buen uso y contamos con muchas plataformas webs, canales de youtube o herramientas donde poder acudir.Algunas series también pueden ser instructivas si al menor le acompaña un adulto formado. Pero hay que tener en mente algunas claves:


1. Información contrastada, fuentes de calidad: No dejes que cualquier artículo de Facebook se convierta en tu forma de vida. Busca fuentes fiables, datos científicos, profesionales cualificados y material de calidad para poder formarte bien y ayudar mejor a los demás.


2. No dejes que sean las series, toma la iniciativa: Adelántate a la educación del adolescente. La educación sexual es cotidiana y diaria. Trátalo como un tema natural, positivo y bueno. Si le transmito buenas ideas, fomentaré un buen desarrollo de la sexualidad y una capacidad crítica adecuada.


3. Haz una lista de los temas que te preocupan: Si todavía tienes dudas, redacta conflictos que no tengas resueltos o dificultades, y pregunta esa información a algún experto cualificado. Si tú no tienes unas creencias o una actitud hacía la sexualidad, no puedes pretender transmitir a los demás esa educación.


4. Comprende su mundo, bucea en su océano: Ya no vivimos en la época de Verano Azul. Actualízate, conoce a sus ídolos, los youtubers de moda, los cantantes de trap, utiliza su entorno para influir en ellos, desde dentro. Si no conoces a Bad Bunny o al Rubius, te puedes ir poniendo las pilas.


5. No desistas:No siempre saldrán bien las cosas, no eres perfecto/a, tu hijo/a tampoco es perfecto/a, ni lo será. Es necesario que se cometan errores para aprender, crecer y mejorar. Aunque el viento sople en contra, no te detengas.



Ángela Gómez Lizarraga

Psicóloga

Grupo de Trabajo e Investigación en Sexualidad

Consulta Dr. Carlos Chiclana

Contactar@doctorcarloschiclana.com

291 vistas1 comentario