• Sexualidad y Salud

Adolescentes, pornografía y variables asociadas.

Actualizado: 4 may



El contexto actual...


En los últimos años, el uso de la pornografía es una práctica que ha ido en aumento. En algunos casos este consumo de pornografía puede ser problemático, ya que genera un malestar en la persona que lo realiza, siendo: muy frecuente, compulsivo y sin control. Estas personas muestran una necesidad imperiosa de acudir a la pornografía para lograr un estado emocional positivo o para huir de emociones negativas. Pese a las consecuencias perjudiciales que tiene este uso, les resulta difícil evitar estas conductas.


Son muchas las personas que tratan de controlar el consumo de pornografía y tienen dificultades en conseguirlo. Para poder prevenir las recaídas en el uso problemático del material sexual explícito se debe conocer cuáles son los factores que lo predisponen. Conociendo esos elementos se podrán proponer medidas concretas para prevenir las recaídas.


¿Qué factores influyen?


INTERNET: desde que aparece internet, surge una nueva pornografía. La pornografía pasa a ser un fenómeno de pantallas. Aquellas personas que utilizan con mayor frecuencia los dispositivos electrónicos también tienen más tendencia al consumo de pornografía. Para poder prevenir el uso de pornografía pueden ser útiles algunas pautas sobre el uso de la tecnología (utilizar algún filtro, tener un horario de uso de tecnología, utilizar la tecnología con un objetivo concreto y no como manera de pasar el rato, etc.).


EDUCACIÓN SEXUAL: la educación sexual recibida influye en cómo entendemos la sexualidad y en poder desarrollar una sexualidad sana. La educación sexual debe realizarse de un modo equilibrado entre dos extremos: una visión sin límites ni responsabilidades de la sexualidad y una perspectiva negativa y represiva de la sexualidad, de la que no se puede hablar y que genera miedo e incomodidad. Es conveniente aportar una visión positiva de la sexualidad y que integre las diferentes dimensiones de la persona (biológica, afectiva, cognitiva, social, cultural y ética). Fomentar un pensamiento crítico también puede ayudar a vivir la sexualidad de un modo más saludable, sin asumir los mitos y estereotipos que impone la sociedad.


EMOCIONES: en ocasiones, las personas han aprendido a gestionar su malestar emocional a través de la pornografía. Este modo de regular sus emociones está muy relacionado con los procesos adictivos. Acuden a la pornografía como un refugio o escape ante los problemas y preocupaciones. Pero, esta estrategia no es adaptativa ya que puede originar una dependencia y pérdida de control. Necesitan consumir para encontrarse bien. A su vez, genera tolerancia, es decir, la necesidad de repetir más veces esta conducta para conseguir el mismo efecto. Para poder superar está conducta problemática se pueden fomentar maneras de regular las emociones de una manera sana tales como el deporte u otras actividades (música, pintura, actividades sociales, etc.). A su vez, conocer las consecuencias del uso problemático de la pornografía también puede motivar un cambio de conducta.


PSICOPATOLOGÍA: en algunos casos, el uso problemático de la pornografía surge asociada a un problema psicológico previo e incluso puede ser un síntoma de este. En el DSM-5 se utiliza el consumo de pornografía como criterio diagnóstico de algunos trastornos parafílicos. A su vez, en muchas ocasiones, el consumo problemático de pornografía aparece asociado a trastornos de estado de ánimo, como la depresión. Ese mismo mecanismo puede darse en el trastorno de ansiedad. Mediante la pornografía buscan escapar del malestar generado por la depresión o la ansiedad. Algunos de los rasgos del Trastorno por Déficit de Atención (presentar dificultades para controlar los impulsos y para tolerar la frustración) facilitan el desarrollo de un uso problemático de pornografía. Las personas que sufren un trastorno obsesivo compulsivo pueden acudir, en algunas ocasiones, al material sexual explícito para calmar su angustia producidas por las obsesiones. A su vez, las personas que padecen un trastorno de uso de sustancias, tales como el alcohol o la droga, tienen más probabilidades de consumir material sexual explícito. Por otro lado, haber sufrido un trauma pueden favorecer que se recurra a la pornografía para soportar esa situación que no han asimilado. En el caso de los de los abusos sexuales es más frecuente aún recurrir a la pornografía ya que buscan reexperimentar compulsivamente ese trauma a través de la pornografía. Para poder prevenir el uso de pornografía cuando se presentan estos trastornos es necesitan acudir a un profesional que ayude, mediante la terapia, a superar esos trastornos y facilitar posteriormente la prevención del consumo de pornografía.


ESTILOS DE APEGO: el estilo de apego es otro factor que influye en el consumo de pornografía. El apego es el vínculo emocional que se establece con las personas significativas de nuestra vida y se va creando desde muy pequeño. La teoría del apego desempeña un papel fundamental en la explicación del desarrollo de las adicciones comportamentales. A través de la relación con las figuras de apego en la infancia se adquiere la capacidad de expresar y regularlas. Los estilos de apego influyen en los mecanismos de afrontamiento y en la necesidad de acudir a conductas adictivas para regular las emociones. Por tanto, si el vínculo es seguro, aporta confianza, protección, enseña a relacionarnos con el entorno y a gestionar las emociones. Por lo tanto, el apego seguro es una base que nos permite afrontar las distintas situaciones problemáticas de nuestra vida. Los adolescentes que tienen un estilo de apego inseguro tienen más probabilidades de recurrir a la pornografía para compensar esa inseguridad. Al no tener una persona de referencia que les dé seguridad, acuden a la pornografía para sobrellevar su malestar emocional.


FAMILIA: teniendo en cuenta lo anterior, el modo en que un adolescente se relacione con su familia también puede ser un factor que afecte en el consumo de la pornografía. Los adolescentes que tienen una familia disfuncional tienen más probabilidades de consumir pornografía. Algunos factores familiares que favorecen el consumo de pornografía en adolescente son: la presencia de conflictos en la familia, una mala comunicación, un vínculo emocional negativo con el cuidador principal o la utilización habitual de una disciplina coercitiva. Los que han vivido en una familia desestructura, necesitarán de un soporte, apoyo y disponibilidad para poder sanar ese apego y gestionar sus emociones sin acudir a la pornografía. Las personas que han vivido en una familia con excesiva libertad precisan entender la necesidad de los límites y las normas para superar un uso problemático de pornografía. Los hijos miembros de familias en las que se les ha reducido la autonomía a los hijos al sobreprotegerlos, serán más proclives a acudir a la pornografía gestionar para las dificultades a las que no están acostumbrados. Estas personas necesitan un espacio y una independencia para que puedan desarrollar su personalidad y tomar decisiones.


PERSONALIDAD: algunos rasgos de personalidad están asociados a un mayor consumo de pornografía. Los adolescentes con una baja autoestima, pocas habilidades sociales, un bajo nivel de autocontrol, tendencia a la frustración o con propensión a buscar sensaciones nuevas tienen más probabilidades de consumir pornografía.


Algunas ideas finales...


Abordar estos factores predisponentes y asociados, ayudará el prevenir recaídas en la pornografía. Las personas como baja autoestima necesitarán valorar sus logros. Si presenta una baja tolerancia a la frustración, será conveniente entrenar su paciencia y su capacidad de esperar la gratificación. Trabajar pautas para socializar y entrenar sus habilidades sería conveniente para personas que tengan dificultades para relacionarse con otras personas.


Actuando sobre las causas que propician el uso problemático de pornografía, se podrá prevenir las recaídas y el uso problemático en sí. De esta manera, actuamos sobre la raíz de la dificultad, se podrá eliminar el consumo problemático de pornografía, que se puede entender como un síntoma de un problema previo.


Pablo Manterola Aldaz

Psicólogo General Sanitario

G. Trabajo e Investigación Sexualidad.

Consulta Dr. Carlos Chiclana.

96 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo