• Sexualidad y Salud

Sexualidad en la Escuela: La Asignatura Pendiente.



¿Alguna vez has intentado hablar de sexo con un/a alumno/a y no has obtenido resultados? ¿Todavía no te sientes preparado/a para lanzarte a abordar este tema? ¿Piensas que necesitas el apoyo de un experto?


Este artículo es una propuesta, una llamada a la escuela y a sus integrantes, para el abordaje de una sexualidad sana en los adolescentes desde el ámbito educativo. Se ha hablado mucho del pilar de la familia, sin duda el gran protagonista, pero a veces los colegios y sus integrantes son los grandes olvidados en este tema…


Educación sexual en la escuela: La asignatura pendiente.


La educación sexual es una herramienta para que niños, adolescentes y adultos, tengan la información necesaria a la hora de tomar decisiones saludables sobre el sexo y la sexualidad en general.


La educación sexual no solo se limita a mostrar cómo funcionan nuestros órganos reproductores o los aspectos más puramente biológicos. La educación sexual alude a una visión integral de la persona que hace hincapié en todo el repertorio afectivo-sexual del adolescente (Ver la métafora de la mesa redonda).


De esta manera se incluye un aprendizaje en la comunicación, las habilidades sociales, el afecto, el deseo, el amor, el placer, la pareja, la orientación e identidad sexual o la capacidad para poner límites, entre otros aspectos. Además la educación afectivo-sexual favorece la identificación de emociones ligadas al ámbito sexual, la empatía sexual y la capacidad leer entre líneas más allá de lo puramente genital [1].


Cuando el adolescente carece de todas estas herramientas pueden tomar decisiones equivocadas. El vínculo que establece un profesor/a con el adolescente es estrecho, íntimo y afectuoso. Muchos/as profesores/as son referentes para los niños/as, referentes de admiración. Por ello, desempeñan un papel muy importante en la formación del adolescente.


La importancia de la educación sexual, se pone de manifiesto cada día con las crecientes noticias que alertan, por ejemplo, sobre las consecuencias del consumo de pornografía, el sexting y otras conductas sexuales de riesgo en los adolescentes. En un articulo de “Policies for Sexuality Education in the European Union” (2013) [2], los expertos refieren que : “Una educación sexual insuficiente lleva a un mayor numero de embarazos en edad adolescente y a un mayor numero de personas que sufren de VIH u otras enfermedades de transmisión sexual”.


Por estas, y muchas otras razones, la educación sexual a los jóvenes tiene que ser una herramienta para saber disfrutar de manera sana de la sexualidad y prevenir todas estás consecuencias indeseadas y no saludables.


En muchos de los países europeos la educación sexual es una asignatura obligatoria, desde hace décadas: en Alemania en el 1968, Dinamarca, Finlandia y Austria en el 1970, y en Francia en 1998.


En España, seguimos a la cola. La educación sexual, no esta todavía regulada a nivel estatal. La asignatura pendiente del Estado, aunque parece que 2020 puede ser la década del cambio en este ámbito, parece difícil que los gobiernos se pongan de acuerdo para decidir sobre las materias en educación sexual, más aún cuando les cuesta decidir quién se sienta en su Congreso.



¿Cuándo es el buen momento para empezar? ¿Ya voy tarde?


La Organización Mundial de la Salud ya había advertido, a principios de este siglo, de la necesidad de que «los programas de educación sexual se inicien tempranamente, sean específicos para cada edad y constituyan una actividad continua de promoción de la salud durante los años escolares.


“Deberían empezar en la familia, con los niños en edad preescolar, y estar en conexión con la escuela”. Debería hacerse antes, desde los 0 años, entre familia, profesionales y centros.

Por ejemplo si se vas a hablar de la menstruación en 2º de la ESO, la mayor parte de las chicas la han tenido, llegas tarde a resolver dudas que tuvieron hace un par de años.


La educación sexual en España se limita a una breve charla de 50 minutos, en algún momento la E.S.O. De forma puntual, desordenada y sin continuidad. Muchas veces el colegio solo actúa bajo alarma y es cuando detectan que hay conductas sexuales de riesgo, cuando se conciencian de la necesidad de hablar sobre estos temas. Estudios recientes refieren que cada vez es más el riesgo de contagio de enfermedades como la clamidia, el sífilis y la gonorrea. La discriminación sexual en las escuelas cada vez es mayor también, existiendo incluso riesgo de suicidio. [3]


Si no lo hacemos nosotros, ya se encargará Instagram, Facebook, o Pornhub, de educar a las generaciones venideras. Estas fuentes de información pueden transmitir una visión errónea sobre las relaciones sexuales afectándoles a la comparación del cuerpo, a la frustración y a su satisfacción sexual.


¿Qué beneficios puede tener esta asignatura?


-Gestionar la vergüenza y el miedo: El sexo es un tema, íntimo, muy susceptible de generar vergüenza en una adolescente, incluso en los adultos. Esto puede generar un miedo a hablar sobre el tema debido a la posibilidad de sentirse rechazado o humillado si uno se expone. Si no me han modelado o enseñado a hablar con naturalidad, pensaré que el sexo es algo oculto y que hay que reprimirlo y esconderlo. Poder hablar en la escuela sobre este tema de forma grupal, favorecerá la socialización de los niños y la inclusión de la sexualidad como una dimensión más de su persona, ayudando a demoler este muro de vergüenza y prejuicios.


-Un espacio de seguridad para hablar sobre sexualidad: El colegio permite un espacio protegido y acogido por los profesores, en el que pueden desarrollar y entrenar la capacidad para hablar sobre estos temas. Hablarlo delante de profesores y expertos puede ser una buena oportunidad para abrir un debate entre compañeros de la misma edad, que tienen diferentes experiencias e ideales, con una información científica y contrastada que ayude a no perpetuar falsas creencias o mitos sobre la sexualidad. De esta manera cada joven podrá hablar libremente de su experiencia con la sexualidad, de su visión sobre la afectividad y las relaciones, sin sentirse juzgado ni presionado, sin idealizar ni infravalorar la sexualidad.


-Relación con el otro sexo: En el caso de los colegios mixtos, el poder entablar relaciones sanas con el otro sexo, hablar de aspectos como el respeto, la igualdad, los estereotipos y roles sociales, puede favorecer que estas conductas que intentamos implementar en el adolescente empiecen a darse en la escuela. De esta manera, algunos compañeros/as más aventajados incluso podrán corregir conductas que vean en sus iguales y dar pie a un debate sobre como no tenemos que relacionar de forma saludable, y como el día a día, la manera de mirarnos y de tratarnos es fundamental para vivir una sexualidad sana.


-Prevención de la salud: La escuela es un ambiente donde se trasmiten conocimientos que van a ser útiles para toda nuestra vida. También en el campo de la sexualidad, las enseñanzas sobre este tema permiten que los jóvenes tengan herramientas suficientes para saber tomar buenas decisiones en el presente y en el futuro. Poder trasmitir de manera correcta los riesgos de una sexualidad insegura, es un factor de protección hacia los posibles peligros de un mal uso de la sexualidad, sobretodo, cuando la comunicación con la familia es inexistente. Por ello, es fundamental sensibilizar los jóvenes hacia comportamientos responsables y respetuosos en la conducta sexual y a desarrollar un buen autocuidado del cuerpo.


-Permitir que los jóvenes no tengan secretos: Facilitar un espacio donde se puede hablar de sexualidad puede ayudar a prevenir también que se mantengan situaciones de abuso. En ocasiones, cuando el abuso es intrafamiliar, el hogar no es un buen espacio para hablar de este tema. Sin embargo, un referente afectuoso como puede ser alguien del colegio puede ser un lugar seguro donde acudir a pedir ayuda.


Y todo esto ¿Cómo se hace?


Son muchos los recursos que podemos encontrar para trabajar sobre la sexualidad en el aula, a continuación os dejamos diferentes fuentes de información que pueden ayudar a mejorar la educación sexual en las escuelas:


Webs:


1. Señales en el Aula: Es un programa diseñado en 2016, con el objetivo de facilitar al profesorado la identificación de señales y síntomas asociados a una posible patología clínica en niños y adolescentes.


2. CineSex: Educación Sexual a través del cine para jóvenes, una manera didáctica y lúdica de enseñar a los más jóvenes sobre modelos de relaciones saludables y relaciones sexuales sanas.


3. Medias Smarts: Es un Centro de Educación Digital Canadiense con recursos específicos para profesores.


Documentales:


- “Hablando de sexo con adolescentes” , 2009: Documental que aborda la percepción de sexo entre los adolescentes españoles. Recoge los testimonios de más de un centenar de ellos entre 14 y 17 años que hablan con libertad sobre como viven y sienten el sexo.


- “Guerra contra la niñez”, 2016: Muestra el programa de educación sexual que reciben los niños en diferentes partes del mundo dentro de sus propias escuelas, muchas veces, sin que sus padres lo conozcan en detalle. Explicado por expertos internacionales y con una lista interminable de pruebas, se muestran ejemplos gráficos de la materia sexual que recibe hoy en día un niño en diversas partes del mundo.


Libros:


-“Educación sexual en la escuela: guía para el orientador de puberes y adolescentes”, Vivianne Hiriart Riednemann, 2011.


-“Sexualidad en la escuela, manual para educadores” : Carmarero Carmen; Redonde Euke; Urruzola, 1985.


Vídeos:


https://www.youtube.com/watch?v=KfVDwUTUH2A https://www.youtube.com/watch?v=SqQe61OCEM8


https://www.youtube.com/watch?v=7XlF6u0EYuA


Estos son solo algunos de los muchos recursos que puedes utilizar, la clave está en la creatividad y la motivación por ayudar a los jóvenes a vivir una sexualidad sana.


Si quieres organizar una sesión para adolescentes, padres o profesores sobre educación sexual en tu propio centro, no dudes en escribirnos a alejandrovillena@doctorcarloschiclana.com


Viviana di Fede

Psicóloga

Grupo de Trabajo e Investigación en Sexualidad

Consulta Dr. Carlos Chiclana


0 vistas