• Sexualidad y Salud

CONOCE TU CUERPO: ZONAS ERÓGENAS


¿Alguna vez has sentido un escalofrío cuando te han besado el cuello o te has estremecido cuando te han dado un mordisquito en el lóbulo de la oreja? Eso es porque la erótica y el placer en las relaciones sexuales va más allá de la penetración y existen muchas prácticas que pueden resultar placenteras.


La piel que recubre todo nuestro cuerpo es uno de los “órganos sexuales” más potentes, tanto para hombres como para mujeres. Tocar es un medio poderoso para provocar la excitación sexual, desde la caricia a la estimulación de los genitales. Los estímulos visuales y auditivos pueden desencadenar la excitación sexual en las personas, pero esta también se puede provocar por la estimulación táctil.


¿Que son las Zonas Erógenas?


Las zonas erógenas son aquellas partes del cuerpo cuya estimulación resulta particularmente excitante, produciendo sensaciones eróticas y excitación sexual a pesar de ser zonas diferentes, e incluso distantes, de los genitales. Esto se debe a que son zonas con un mayor número de terminaciones nerviosas y por lo tanto con mayor sensibilidad.

Las zonas erógenas no solo responden a la estimulación corporal, también dependen de nuestras asociaciones mentales, pudiendo erotizar con la imaginación diferentes zonas del cuerpo.


La mayoría de las veces nos centramos en explorar solamente los genitales, olvidando o incluso desconociendo otras zonas, cuando la estimulación de prácticamente todas las zonas del cuerpo puede desencadenar la excitación. En esto las mujeres llevan ventaja, ya que prestan más atención a las zonas no genitales que los hombres.


¿Dónde se localizan?

La distribución de las zonas erógenas es muy parecida en hombres y mujeres, sin embargo, las mujeres tienden a clasificar un mayor número de zonas del cuerpo como más sensibles a la estimulación erótica, entre ellas la parte posterior del cuello, pecho, pezones y nuca.

Una investigación sobre la organización de las zonas erógenas reveló que las 12 zonas con mayor puntuación fueron las siguientes:


-En las mujeres: clítoris, vagina, boca/labios, nuca, pechos, pezones, muslo interno, parte posterior del cuello, orejas, espalda baja, línea del cabello púbico y nalgas.


-En los hombres: pene, boca/labios, escroto, muslo interno, nuca, pezones, perineo, línea del cabello púbico, parte posterior del cuello, orejas, pecho y nalgas


De manera más visual, un estudio realizado en Finlandia obtuvo el siguiente mapa de las zonas que resultan más erógenas durante las relaciones sexuales. En él, las zonas en amarillo, seguidas de las naranjas, son las que los participantes puntuaron como más placenteras.


Imagen extraída de Nummenmaa, Suvilehto, Glerean, Santtila, & Hietanen (2016).


Además, en estos estudios se resalta la importancia de la estimulación táctil de las zonas no genitales durante las relaciones sexuales, ya que ayuda a mantener e incrementar la excitación durante el sexo. Es más, un estudio reveló que el 12% de las mujeres que participaron podían llegar al orgasmo a través de la estimulación de las zonas erógenas no genitales.


¿Qué puedo hacer para conocerme mejor?

No olvides que cada persona es un mundo, por eso lo mejor es explorar cuáles son tus zonas erógenas y conocerte un poco mejor.


Puedes explorar tu solo, dedicándote un tiempo para acariciar tu cuerpo, poniendo la atención en qué zonas sientes más placer, en cuales cosquillas, etc. Puedes probar a acariciar de diferentes formas, cambiar la presión que ejerces, probar diferentes texturas usando una tela suave o una pluma, con crema o aceite corporal, etc. Puedes experimentar, por ejemplo, preparándote un baño relajante, poniéndote música, una luz tenue, alguna vela o incienso agradable e ir acariciando tu cuerpo fijándote en aquellos puntos que más te gustan.


También podemos experimentar con otra persona, acariciando, besando o masajeando cada parte de su cuerpo, añadiendo diferentes texturas, temperaturas, algún objeto, lo que vuestra imaginación os diga y en lo que ambos estéis de acuerdo. Después podéis comentar que zonas os han excitado más, que forma de estimular os gusta y cual no, etc.

Otro ejercicio que puede ser interesante es dibujar el cuerpo de tu pareja y puntuar de 1 a 10 las diferentes zonas del cuerpo según el placer que crees que siente cuando le estimulas esa zona, poner pequeñas anotaciones sobre la forma de estimularlo y después ponerlo en común.


La comunicación intima en la pareja favorece la motivación y la satisfacción sexual. El conocer el cuerpo del otro, qué zonas le resultan más erógenas y cómo estimularlas son una garantía de una vida sexual más placentera y satisfactoria.


Jesús M. Lagar Méndez

Psicólogo.

Grupo de Trabajo e Investigación en Sexualidad.




Referencias

Beyebach, M. & Herrero, M. (2016). 200 tareas en terapia breve. 2ª ed. España: Herder.

Jiménez, M. (2013, diciembre 26). Cómo estimular las zonas erógenas. Recuperado 9 de octubre de 2018, de https://www.webconsultas.com/mente-y-emociones/sexologia/como-estimular-las-zonas-erogenas

Martínz, L. (s. f.). ¿Cuáles son las zonas más erógenas del cuerpo femenino? Recuperado 10 de octubre de 2018, de https://www.muyinteresante.es/curiosidades/preguntas-respuestas/cuales-son-las-zonas-mas-erogenas-del-cuerpo-femenino-581400241824

Nummenmaa, L., Suvilehto, J. T., Glerean, E., Santtila, P., & Hietanen, J. K. (2016). Topography of Human Erogenous Zones. Archives of Sexual Behavior, 45(5), 1207-1216. https://doi.org/10.1007/s10508-016-0745-z

Suárez, E., Quiñones, C., & Zalazar, Y. (2009). El erotismo en la tercera edad. Revista Cubana de Medicina General Integral, 25(2).

676 vistas