top of page
  • Foto del escritorSexualidad y Salud

¿Por qué me pone triste el sexo?



“¿No se supone que el sexo debe hacerme sentir bien? no paraba de hacerme esta pregunta a mí misma cada vez que tenía relaciones sexuales. Era extraño: por un lado disfrutaba, pero cuando la relación terminaba, me sentía triste y muy vacía” Carlota (35 años).


La historia de esta paciente refleja una dificultad sexual poco conocida. Generalmente las personas, cuando se relacionan sexualmente obtienen diferentes beneficios (relacionales, emocionales, físicos, etc.) de ese encuentro. Una vez la respuesta sexual se inicia lo normal es terminar con el orgasmo y luego entrar en una fase de resolución (fase que es más pronunciada y de recuperación para el varón) (Grander, 2017). En esta fase lo habitual es sentirse relajado y con paz, sin embargo hay muchas respuestas posibles: unos prefieren abrazos, cariño y cercanía; otros prefieren soledad y alejamiento; e incluso algunos acaban experimentando sentimientos de tristeza y vacío como Carlota (Kirkness et al, 2008).


¿Qué es la disforia postcoital y cuáles son sus síntomas?


Esta síntomatología se conoce como Disforia Postcoital (DPS), entendida como un desorden sexual, en el cual se experimentan emociones y sensaciones de angustia, tristeza tras la actividad sexual. Puede llegar a afectar a la relación de pareja, generando un distanciamiento físico o incluso llegar a manifestar insatisfacción a través de palabras o acciones (Waldherr y Neumann, 2007; Baldwin, 2001).


El 32,9% de las mujeres han experimentado síntomas de DPS a lo largo de su vida (Bird et al. (2011). Sin embargo, esta afección no es exclusiva de las mujeres ya que en el estudio realizado por Schweitzer (2015) se afirma que el 46% de los hombres encuestados han sentido DPS al menos una vez en su vida y el 5,1% experimentó síntomas algunas veces en las pasadas 4 semanas anteriores al estudio.


Las emociones que pueden surgir asociadas a la DPS son: irritabilidad, ansiedad, agitación, tristeza, depresión y episodios de llanto. Estos síntomas pueden tener una duración variable desde unas horas hasta días. La experiencia de cada persona puede ser diferente (Sanz, 2022).


Estos sentimientos desagradables pueden motivar conductas extremas como el maltrato físico o verbal, generando rechazo u odio hacia la pareja, situación que puede llegar afectar considerablemente la vida conyugal (Gil, 2019).


¿Cuál es el origen?


Diferentes estudios han intentado investigar la posible etiología de DPS, sin embargo, no se ha encontrado una razón sólida respaldada por estudios científicos. Entre las razones que se investigan se contempla la posiblidad de facotres culturales y educativos, donde una formación estricta y exigente respecto a la sexualidad pudiera haber condicionado la vivencia sobre el placer (Ordoñez 2022). De esta manera se puede interiorizar que una persona no tiene derecho a sentirse bien por algo sexual y debe sufrir vergüenza o culparse por ello.


Otra de las posibles hipótesis tiene que ver con un origen biológico, donde la experiencia que producen las hormonas y neurotransmisores que se liberan en el momento del orgasmo son tan intensas, que cuando estas desaparecen se genera una especie de efecto rebote o contrario al deseado. Los neurotransmisores involucrados son la dopamina, la oxitocina y la serotonina. De la misma manera llorar después de las relaciones es otra conducta de liberación asociada al clímax, la oxitocina puede causar lloros, vergüenza y ansiedad (Muñante, R. M., 2013)


Otra posible hipótesis es sufrir DPS como consecuencias de haber tenido una vivencia traumática con el sexo, asociando inconscientemente el disfrute de una relación consentida con la experiencia traumática vivida. Una re-experimentación del trauma (Sanz, 2022).



¿Cuáles son las mejores formas de tratar la disforia?


Si sientes que puedes estar sufriendo de DPS hay varias cosas que puedes hacer para ayudar a manejar tus síntomas y reducir el impacto:


Permitirte sentir las emociones, es normal que en los momentos en los que tenemos emociones más desgradables intentemos huir de estas y evitarlas. pero cuándo nos resistimos a nuestras experiencias emocionales las empeoramos. Es importante aceptar como te sientes, esto te ayudará a superarlas con más facilidad.


Hablar con tu terapeuta, esto puede ayudarte a entender el porqué de que te sientas así y explorar tus síntomas, también puede darte herramientas para lidiar con esto como las técnicas de relajación o habilidades de afrontamiento.


Hablar con tu pareja, si estás en una relación comunicarle a tu pareja cómo te sientes puede ser útil, podéis trabajar juntos para encontrar maneras de mejorar la relación.


Practicar la atención plena o el mindfulness, esto nos ayudará a focalizar la atención y centrarnos en la respiración, el objetivo es calmar todas las emociones que se pueden estar teniendo. para que nos ayude a volver a un estado de equilibrio.


Hacer un registro, llevar un registro de las veces que te has sentido así, en este mismo podemos escribir las emociones que hemos sentido, la intensidad de estas y los pensamientos que han ido surgiendo asociados a la situación. Esto nos puede ayudar a conocernos más y entender el proceso por el que surgen esas emociones.


Analizar cuáles son tus ideas sobre el sexo, es importante conocer cuál es la visión que se tiene del acto sexual y del placer, una vez analizado la concepción habría que trabajar en intentar eliminar todas esas ideas irracionales que se pueden tener asociadas por alguna vivencia o por la educación recibida.


● Tomar un tiempo para uno mismo puede ser útil, puedes hacer las siguientes actividades como meditar, hacer ejercicio, dar un paseo, tomar un baño, etc. Fomentar el auto-cuidado.


Amparo Corell Pérez de Rada

Psicóloga

Grupo de Trabajo e Investigación en Sexualidad

Consulta Dr. Carlos Chiclana



Referencias bibliográficas



Brian S. Bird , Robert D. Schweitzer & Donald S. Strassberg (2011) The Prevalence and Correlates of Postcoital Dysphoria in Women, International Journal of Sexual Health,https://www.tandfonline.com/doi/full/10.1080/19317611.2010.509689


Gander, K. (2017). Post-coital dysphoria: Why it is normal to sometimes feel miserable after sex. Retrieved July 17, 2017, from http://www.independent.co.uk/life-style/love- sex/post-coitaldysphoria-miserable-after-sex-sad-relationships-love-a7526501.html


Kirkness, J. P., Schwartz, A. R., Schneider, H., Punjabi, N. M., Maly, J. J., Laffan, A. M.,Smith, P. L. (2008). Contribution of male sex, age, and obesity to mechanical instability of the upper airway during sleep. Journal of Applied Physiology, https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/18420722/


Muñante, R. M. (2013). El amor: hay (bio)química entre nosotros. Revista de Química, 27(1–2), 29–32. https://revistas.pucp.edu.pe/index.php/quimica/article/view/8968

Ordoñez, S. (2022, Mar 02). ¿Por qué me siento triste después del sexo? conoce qué es la disforia postcoital. La Republica Retrieved from https://login.bucm.idm.oclc.org/login?url=https://www.proquest.com/newspapers/por-qué-me-siento-triste-después-del-sexo-conoce/docview/2635472572/se-2


Sanz, E. (2022, 9 abril). Depresión después del sexo o disforia postcoital: ¿por qué ocurre? Mejor con Salud. https://mejorconsalud.as.com/depresion-despues-sexo-disforia-postcoital/


Schweitzer, R., O’Brien, J., & Burn, A. (2015). Postcoital Dysphoria: Prevalence and Correlates Among Males. Taylor & Francis. https://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/0092623X.2018.1488326

Vera, G., & Daniel, V. (2019). REVISIONES EN SEXOLOGÍA Disforia postcoital sexual en la vida conyugal Sexual postcoital dysphoria in the conjugal life. Sidastudi.org. Recuperado el 3 de marzo de 2023, de https://salutsexual.sidastudi.org/resources/inmagic-img/DD66114.pdf


Waldherr, M., & Neumann, I. D. (2007). Centrally released oxytocin mediates mating-induced anxiolysis in male rats. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America, 104(42), 16681–16684. https://doi.org/10.1073/pnas.0705860104



463 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page