• Sexualidad y Salud

Despistados en el sexo.

Actualizado: may 20


Un día cualquiera bajé a hacer la compra y tuve una charla muy interesante con un vecino del barrio. Me contó que él siempre andaba nervioso y que, por favor no tuviese en cuenta lo despistado que podía llegar ser, que sufría del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) desde pequeño. Su sinceridad me sorprendió, así que yo le pagué con la misma moneda, le conté que era psicóloga infanto-juvenil y el tema se empezó a alargar, pregunta tras pregunta…

- ¿A qué edad fuiste diagnosticado?

Con 8 años.


- ¿Te ha supuesto un problema para relacionarte?

Sí, desde pequeño no me gustaba estar con gente, me agobia mucho y no sé, me cuesta, pero ahora el trabajar de cara al público me ha ayudado mucho…

Para meternos en la piel de estas personas, podemos imaginarnos a alguien que pierde la atención cada vez que hay algún movimiento a su alrededor o que no puede dejar de moverse mientras estás contándole cómo te ha ido el día. Inquietud, nerviosismo, despistes y caos, forman parte de su día a día.

Mejor aún, vamos a imaginar que somos un alumno, con 16 años, que está en clase, pero que no consigue interesarse por lo que dice el profesor, “¿Por qué no puedo atender como los demás?”, eres algo inquieto ya lo sabes, pero no lo haces para molestar, “No me gusta que se enfaden los profes, encima mis compañeros no quieren hacer nada conmigo...dicen que no trabajo bien o que soy muy pesado…no sé qué me pasa, no me gusta ser así”.

Si algunas personas con TDAH no tienen ni la capacidad para mantener la atención durante más de dos páginas de lectura… ¿Puedes imaginar cómo son sus relaciones de pareja?, ¿Crees que influirá esa falta de atención en sus relaciones sexuales? ¿Se relaciona esa hiperactividad o impulsividad con ciertas prácticas sexuales de riesgo?

- ¿Te ha supuesto algún problema a la hora de relacionarte en pareja?

Muchos, me gusta estar a lo mío, me cuesta mucho centrar la atención, y bueno con mi pareja actual es con la que mejor lo llevo porque me entiende y no me agobia. Me canso fácilmente de estar con la misma persona, haciendo lo mismo, día tras día.


- ¿El estar diagnosticado, y lo que eso supone, te ha causado disputas con tu pareja?

Sí, tuvimos una mala racha por el simple hecho de ser como soy, me gustaba más estar solo que con ella, y lo dejamos durante un tiempo, pero al final, reflexioné. Realmente mi conducta es un poco egoísta, me centro en lo que me interesa a mi en ese momento, dejando a un lado otras cosas, en este caso, personas.

Y...¿Qué es realmente el TDAH?

Seguramente el término TDAH te parezca familiar, lo hayas escuchado de pasada en algún medio de comunicación, una conversación de refilón, o incluso tú o alguien de tu alrededor hayáis sido diagnosticados de TDAH. (1) La Organización Mundial de la Salud (OMS) lo incluye dentro de la categoría de Trastornos del Neurodesarrollo. Los síntomas principales son la inatención, la hiperactividad y la impulsividad, cada uno cuenta con unos criterios sintomáticos que la persona debe cumplir para establecer el diagnóstico, tanto en población infanto-juvenil como en adultos, por lo que nos encontramos con las siguientes posibilidades (2):

  • TDAH con predominio de inatención.

  • TDAH con predominio de hiperactividad/impulsividad.

  • TDAH con combinación de los síntomas-signos.

(Fuente: http://www.tdahytu.es)

Son diversas las publicaciones que relacionan dicha patología con dificultades en el contexto educativo y el rendimiento académico. Sin embargo, el TDAH tiene una implicación más amplía, que se extiende al resto de ámbitos. En este artículo nos centraremos en la sexualidad y las relaciones afectivas...

Pareja, Sexualidad y TDAH.


El TDAH, al implicar dificultades en la comunicación, el orden, la estructura, las relaciones interpersonales y dificultad en la regulación de emociones, se relaciona con el ámbito afectivo-sexual de diferentes maneras.

En primer lugar, se ha observado como pacientes en tratamiento para la Conducta Sexual Compulsiva presentan comorbilidad con el TDAH, entre un 16,7-34% según diversos estudios (3,4,5,6) .

También se ha podido observar como el TDAH está asociado con conductas sexuales de riesgo, siendo en ocasiones, la baja autoestima, la falta de control inhibitorio y la baja capacidad de regulación de emociones, la que hace que se inicien con precocidad las relaciones sexuales en adolescentes y se expongan enfermedades de transmisión sexual y embarazos no deseados (6,7).

En general, los adolescentes viven de forma muy intensa el enamoramiento. Las personas con TDAH lo hacen más aún, tal y como se explica en el video que aparece a continuación, de ahí la importancia de la educación emocional y sexual en estas etapas en este perfil de personas.


Mi vecino, por otro lado, también sentía que esa falta de atención que le había caracterizado desde siempre estaba haciendo mella en su relación de pareja.

- ¿Y a la hora de escuchar a tu pareja?

Lo intento, intento no distraerme tanto, pero aun así se me va la cabeza a otros sitios…


- ¿Te lo han echado en cara tus parejas?

Sí, de hecho, el otro día estaba viendo una serie, y ella me estaba hablando…conseguí escuchar un par de frases, pero me iba a la serie que era lo que me estaba interesando en ese momento.

Cuando el TDAH afecta de forma significativa a las relaciones sexuales y de pareja puede ser desde la parte más hiperactiva/impulsiva; desde el factor de la inatención como parecía ser el caso de mi vecino, al que en ocasiones le costaba focalizar esa atención en su pareja y la relación sexual con ella, o a causa de los problemas de autorregulación y motivación de estas personas.

En ocasiones esta sintomatología podría también derivar en disfunciones sexuales dentro de las relaciones de pareja, ya que en mucha medida están condicionadas por cómo nos sentimos, por cómo nos hacen sentir los demás o si vamos a dar la talla, “sólo he tenido un mal día… ¿Va a pasar esto siempre?, ¿Y si piensa que ya no funciono?, ¿Se acabará si ya no le complazco como antes?”.

Todas esas preguntas afectan a la autoestima y por supuesto a la relación con la otra persona, en la mayoría de las ocasiones son ideas infundadas por nuestros propios miedos, y si encima estás diagnosticado por una patología, en este caso, TDAH, se mezclan no sólo los ámbitos de pareja donde variables como el deseo, la excitación, la satisfacción y el orgasmo se ven condicionados, sino las relaciones interpersonales en general.

Es importante puntualizar que con respecto a la salud mental y sexual, cada persona es un mund y esto, no significa que el diagnóstico de TDAH afecte siempre de forma negativa a tus relaciones sexuales.

Pero… si es así ¿Qué podría hacer?

-Una de las mejores herramientas en cuanto a las relaciones sexuales, es la comunicación, a falta de una explicación en los problemas sexuales, tú pareja puede culparse a sí misma, o incluso el uno al otro.

-El conocimiento de lo que ocurre puede aliviar la presión psicológica, y aunque no sea la solución, da un punto de inicio para su búsqueda.

-En los adolescentes con TDAH es aún más importante la psicoeducación e información sexual. ¡Infórmate!, así evitarás el riesgo en tus prácticas sexuales.

-Trabajar nuestra autoestima ya que este constructo influye en el proceso de socialización, pudieron actuar como fuente eficiente de toma de decisiones en nuestras relaciones.

-Podemos practicar mindfulness antes de las relaciones sexuales, de modo que controlaremos la atención y la impulsividad.

-Vuestra intimidad merece un hueco entre los quehaceres semanales, ¡En ese momento dejad las tareas pendientes a un lado!.

-Siempre que sea necesario, acude a un profesional.

Marta Blázquez Ruiz.

Psicóloga General Sanitaria experta en psicoterapia infanto-juvenil

Grupo de Trabajo e Investigación en Sexualidad.

Consulta Dr. Carlos Chiclana.


Bibliografía:

(1 )Amador, J.A. y Krieger, V.E. (2013). TDAH, funciones ejecutivas y atención.

(2) American Psychiatric Association (APA). (2013). Diagnostic and statistical manual of mental disorders. DSM-5. (5th edn.). Washington, DC: Author.

(3) Blankenship, R., & Laarser, M. (2004). Sexual Addiction and ADHD: Is There A Connection?. Sexual Addiction & Compulsivity, 11(1–2), 7–20. doi:10.1080/10720160490458184

(4) Castro Calvo, J. (2017). Prevalencia, comorbilidad y correlatos psicológicos de la compulsividad sexual. Tesis publicada en Universitat Jaume I, Castellón de la Plana.

(5)Contreras, M., Canorea, C., Rama, D., & Chiclana, C. (2017). Hypersexual Disorder: A Clinical and Epidemiological Study. The Journal of Sexual Medicine, 14(5), e329

(6)Kafka, M. P., & Prentky, R. A. (1998). Attention-deficit/hyperactivity disorder in males with paraphilias and paraphilia-related disorders: A comorbidity study. The Journal of Clinical Psychiatry, 59(7), 388-396. 

doi:10.4088/JCP.v59n0709

(7)Kafka, M. P., & Hennen, J. (2002). A DSM-IV Axis I Comorbidity Study of Males (n = 120) With Paraphilias and Paraphilia-Related Disorders. Sexual Abuse: A Journal of Research and Treatment, 14(4), 349–366.

271 vistas